destacados

LAS SALINAS GRANDES, ESCENARIO DEL EJERCICIO “SUPERVIVENCIA EN ZONAS DESÉRTICAS”

Antes del amanecer del 6 de mayo los Cadetes de III Año de la Escuela de Aviación Militara (E.A.M.) se aprestaron para un nuevo ejercicio militar: la Supervivencia en el Desierto. Junto a los Oficiales instructores partieron hacia las Salinas Grandes, próximas a la localidad de Lucio V. Mansilla, provincia de Córdoba.

Al llegar al lugar, los cientos de kilómetros cuadrados eran lo suficientemente grandes para permitir el entrenamiento y simulación a fin de perfeccionar sus habilidades y técnicas de supervivencia en zonas desérticas. Sin duda, uno de los entornos más hostiles para la vida humana en la tierra, con temperaturas extremas y una aridez que representan desafíos especiales.

A partir de los conocimientos previos adquiridos, y bajo las condiciones imperantes, los Cadetes se organizaron en patrullas e iniciaron las actividades , una de las primeras tareas fue comenzar a construir los refugios, pues sabían que las condiciones adversas podrían jugarles una mala pasada. En esa misma línea, era esencial racionar el agua con que se contaba, elemento vital para la supervivencia.

Inmediatamente, pasaron a señalizar la posición para orientar a los rescatistas mediante el empleo de humo producido por hogueras dispuestas en tres montículos simulando el pedido de rescate cuya eficacia se comprobó en la última jornada con el pasaje de los A4 AR Fightinghawk provenientes de la V Brigada Aérea.

Sortear las limitaciones del Desierto
“En este Ejercicio Operativo se pone a prueba al Cadete en cuanto a sus limitaciones físicas, debido a la demanda de esfuerzo físico y el reconocimiento de los síntomas por la falta de hidratación en dicha zona hostil”, afirmó el Jefe de la Segunda Compañía del Escuadrón Instrucción, Capitán Andrés Matías APPENDINO.

Al llegar al lugar, los cientos de kilómetros cuadrados eran lo suficientemente grandes para permitir el entrenamiento y simulación a fin de perfeccionar sus habilidades y técnicas de supervivencia en zonas desérticas. Sin duda, uno de los entornos más hostiles para la vida humana en la tierra, con temperaturas extremas y una aridez que representan desafíos especiales.